¿Qué son los Laudes?

Las laudes forman parte de los rezos de la liturgia de las horas; por ello, es necesario conocer realmente qué son los laudes, su origen y diversos elementos que nos ayudarán a comprender más sobre estos rezos.

¿Qué son los laudes?

Los laudes forman parte de las horas canónicas, es una de las tantas oraciones que se llevan a cabo en la liturgia de las horas, y son utilizadas para alabar a Dios.

A pesar de que todas las oraciones tienen la finalidad de alabar a Dios, en el caso particular de las laudes, son esa serie de oraciones que se llevan a cabo en las primeras horas de la mañana. Su principal funcionalidad además de alabar a Dios, es bendecir el nuevo día que se avecina.

Es además, la forma en la que las personas pueden ofrecerle a Dios el día, indicando que todos los actos se harán en nombre de él «¡todo por Ti y para Ti, para tu gloria, Señor!».

¿Cómo rezar las laudes?

Las laudes comienzan inicialmente con la invocación a Dios, la cual se realiza así: «Dios mío, ven en mi auxilio». En esta iniciación, le pedimos a Dios las fuerzas necesarias y el ánimo para lograr rezar con verdadera devoción y fe.

Luego viene un himno, el cual suele estar referido a la hora del día, una nueva jornada, o a un evento litúrgico.

Posteriormente tendremos que rezar un primer salmo. A quienes recién comienzan en este mundo puede que se les dificulte; sin embargo, a medida que transcurre el tiempo, se va tomando experiencia en ello.

Es necesario pensar, entender y sentir cada salmo rezado. Esto nos hará darle un sentido más profundo a nuestra oración.

Luego, debemos rezar un cántico del Antiguo Testamento. Posteriormente un salmo de alabanza y luego una lectura; bien sea del Antiguo o del Nuevo Testamento.

Es importante meditar cada salmo y cada oración que hagamos, ya que esto nos hará realizarlo con mayor devoción y fe; obteniendo mejores resultados.

Luego vamos a rezar el cántico evangélico: “Bendito sea el Señor, Dios de Israel…” Cuando rezamos, estamos confiando en la salvación de Dios, y renovamos la fe que tenemos hacia él.

Posteriormente con las preces, le ofrecemos a Dios nuestros actos, le ofrecemos buenas obras para mejorar nuestra fe y el mundo. Posteriormente, cerramos las preces con un padrenuestro. Y es que el padrenuestro suele rezarse tres veces al día, con las laudes, vísperas y eucaristía.

Luego, para cerrar, rezamos una oración final de cierre, la cual hará referencia al nuevo día que está por comenzar y el ofrecimiento al Señor de nuestras obras. A su vez, es un agradecimiento por poder presenciar un nuevo día.

Cabe destacar que los laudes son unos rezos que debemos realizar todas las mañanas, para agradecerle a Dios y venerarlo. No solamente son rezos exclusivos para religiosos; todas las personas podemos orar y llevar a cabo la liturgia de las oras, con todos los rezos que esto conlleva.

Rezar es hablar con Dios, agradecerle y ofrecerle los buenos actos. No debe ser algo que se pase por alto.

¿Qué son los Laudes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba